domingo, 25 de septiembre de 2016

Lo que no te esperas

Que la vida es impredecible es algo que todos ya sabemos. Las sorpresas que bien recibimos de niños se vuelven molestas con la edad. Por eso planificamos, llenamos los calendarios de citas, conocemos a fondo a nuestros compañeros de viaje, y nos preocupamos en expresar claramente nuestras expectativas. Y todo va bien hasta que alguien decide comportarse de un modo no esperado.
He estado pensando en narrar una moraleja aprendida de una experiencia de este tipo que he vivido recientemente, durante el desarrollo de un viaje. He querido deducir algún tipo de patrón que reconocer en el futuro, en describir un aprendizaje astuto que pueda causar asombro. Pero la verdad es que no lo he encontrado. Quizá sea porque no soy capaz ni de explicar ni de entender lo que me ha pasado, que quedará como incógnita para el lector, y porque me niego a pensar que ciertas personas de mi entorno albergan intenciones oscuras.
Ya sabía cuando emprendí este viaje que algo así podría pasarme, aunque nunca llegué a imaginar las formas. Entre otras cosas porque mi ser no es capaz de actuar así. 
Y lo que sí sé ahora es que no permitiré que me vuelva a pasar. El grado de frustración, decepción, y hasta irrespetuosidad que he recibido han sido suficientes.
El viaje me ha servido para aprender muchísimas cosas de mí y de los demás, y sobre todo para corroborar que yo solita puedo hacer lo que me venga en gana.
Feliz Domingo.

Etiquetas: ,

lunes, 23 de mayo de 2016

Parón

A veces, paro el tiempo en mi vida. Si me lo puedo permitir, dejo de trabajar, me hospedo en un lugar diferente al de mi vivienda habitual. Reduzco mis actividades vitales al mínimo: apenas leo y escribo, descanso mucho, pienso sin objetivo que alcanzar, veo capítulos de series que casi me sé de memoria, para revivir lo que en su día me aportaron. Es entonces cuando me doy cuenta de que los días tienen 24 horas, y pueden ser muy largos. Durante estos días, vacío mi mente, aminoro mi ritmo de vida, y la miro desde otro punto de vista, desde el punto de vista de los que han tenido a bien hospedarme. Esta es la necesidad de estar serena, calmada, tranquila, necesidad de estar viva sin vivir. Estos días no corren en el calendario, son un paréntesis en el que no hay output, ni deliverable, ni nada en curso. Es un parón, con fecha de comienzo y de fin, así planteado desde antes de comenzar.
Hoy el parón ha llegado a su fin. Vuelta al tajo.

Feliz semana.

Etiquetas: ,

domingo, 15 de mayo de 2016

Addición

Gabi se había hecho adicta al azúcar, y eso que no le gustaba en exceso.
Hacía algunos años, comenzó a tomarlo. Por aburrimiento, por dejadez, por tendencia que ella asumía como natural en el curso de la vida. Ni le gustaba ni le disgustaba …. sólo que no tenía otra cosa que añadir al líquido que ingería en el desayuno, y pensaba que todos lo hacían. Había algunas razones físicas por las cuales era realmente aconsejable tomar azúcar por la mañana: para despejarse, concentrarse y tener energía al ir al trabajo. Sin embargo, también hay miles de otras actividades que tienen el mismo efecto: hacer Tai Chi por la mañana, estiramientos, lavarse la cara con agua fría, un paseo al fresco matutino, … aunque Gabi ni los conocía, ni se los planteó. Se dejó llevar por la solución más fácil, rápida y barata en cuanto a esfuerzo para llenar esa pequeña parte de su vida.
10 años después, Gabi se da cuenta de que se ha equivocado. Que no puede pasar un día sin esa cucharada de azúcar matinal, y no porque se la eche al té, sino porque no puede dejar de pensar en ella. La adicción que está mellando a Gabi es la dependencia cerebral a ese azúcar que (supuestamente) le ayuda a levantarse cada mañana. El pensamiento “necesito tomar algo, de lo contrario no podré caminar” llegaba cada día un ratito. A veces se iba, otras no.
Esta es la adicción de Gabi: un consumo prácticamente diario, inevitable, asimilado como un hábito más, con el que ya ni siquiera siente un poquito de placer. Marcado tan a fuego en sus neuronas y tan fuera de su control, que no le queda más remedio que convivir con él, y esperar desesperanzadamente, que algún día sea la adicción quien la abandone a ella.

Feliz Domingo.

Etiquetas: ,

domingo, 8 de mayo de 2016

Agentes comerciales

Esta semana me ha visitado el representante provincial de la NOselfConfidence & Autocrítica Ltd. Es un agente comercial cuya ruta pasa de vez en cuando por mi mente. Sin saber muy bien por qué, hace algunos años que yo había adquirido varios de sus productos y los utilizaba con frecuencia. Sin embargo, desde hace unos meses, he encontrado otra marca que me gusta más. Se llama TúSíQueVales Inc., tiene más acentos, es muy bondadosa y extremadamente fácil de utilizar una vez se aprende. Me resulta curioso que, en el ámbito comercial, ambas corporaciones compitan, puesto que se dedican a negocios diametralmente opuestos. Una abre caminos y la otra los cierra. Una ensancha el alma y la otra la pega al asfalto. Si utilizas una ni piensas que la otra tenga razón de ser.
El caso es que no abrí la puerta mental al comercial de NOselfConfidence & Autocrítica Ltd. Esperé pacientemente hasta que se cansó de gritar. Así estuvo un par de días. Después lo intentó con llamadas, para pasar más tarde a los mails, whatsapps y sms. Ha cumplido religiosamente su trabajo. Y yo con el mío. Además, nadie de TúSíQueVales Inc. me ha contactado ni a mí ni al otro comercial para hacer una contraoferta. Al final, es el cliente quien decide

Feliz domingo.

Etiquetas:

domingo, 1 de mayo de 2016

Pérez Reverte en XL Semanal

Hoy no puedo más que recomendar la lectura del artículo quehoy el XL Semanal publica de Arturo Pérez Reverte. Cada domingo miro a ver de qué habla el antiguo reportero, y a menos que sean clases de historia normalmente leo el artículo. Suele ser irreverente, culto y crítico con algún aspecto actual. Sólo falta que de vez en cuando hable de basket, motogp, o música para convertirse en mi reportero favorito. Creo que no será el caso.
Al artículo de hoy yo añadiría la enfermedad (si lo leéis sabréis exactamente donde la añadiría), como otro factor que resalta la vulnerabilidad de la vida en la tierra.

Feliz Domingo.

Etiquetas:

jueves, 28 de abril de 2016

El maravilloso mundo de la tele

Vivo sola, y aparte de mis plantas, que son los otros seres vivos que viven en mi casa, la tele también me hace compañía. A veces veo series, otras pelis, y si ponen algo interesante, también lo miro. Mi último descubrimiento para entretenerme es el programa “First Date”. Nuestro viejo amigo Carlos Sobera, empareja a personas que van buscando conocer a alguien. Es muy divertido. Se ve toda clase de personas, y cómo interactúan es el mayor atractivo que ofrece este programa. Unas veces la química surge, y otras no. Hoy he disfrutado mucho, tanto por las conversaciones que ponen, como por lo que después cuentan. Las parejas cenan, hablan, se preguntan, se contestan, y al final responden si tendrían una segunda cita. Lo que llaman el momento clave. Me encanta la puesta en escena y los comentarios que los guionistas ponen sobre cómo les ha ido después del programa. A ver, no es un programa culturar, pero para echarse unas risas después de cenar, está bastante bien.

Si no fuera por la vergüenza que me da, puede que yo también llamara para participar. 

Etiquetas:

domingo, 24 de abril de 2016

The lobster.

¿Te imaginas una sociedad donde la soltería fuera delito? ¿Dónde el castigo para el que no consigue vivir en pareja fuera convertirse en animal? The lobster es la película que estás esperando ver. Describe con detalle una sistema donde a los que son solteros una vez pasados los 40 años, se les lleva a un hotel donde han de encontrar pareja en 45 días. De no lograrlo, se les convierte en el animal que cada uno haya elegido previamente. Al menos esta elección es libre. También hay sitio para aquellos que quieren escapar de este sistema y defienden a toda costa la soltería. Viven en un bosque y son presa de la caza de los solteros domesticados que sí quieren buscar pareja. Sistema legal y alegal, ambos igualmente extremistas, viven en armonía; basados en el espionaje, la moral personalizada y los intereses personales. Si tienes dudas sobre los niveles de crueldad de la que el ser humano es capaz, este film también puede resolverlas.

No encuentro tantas diferencias entre los hechos que se narran en la película y muchos de los que sí ocurren en la sociedad actual. ¿Cuántas personas puedes contar que se preguntan “¿Por qué sigue éste/a soltera, con la edad que tiene?” cuando conocen a una persona sin pareja de más de X años? ¿Y si tuviéramos derecho a imaginarnos un sistema social enfocado en este tema, y nos diéramos el permiso para hablar de él abiertamente? Para mí, The lobster es un resultado posible de este ejercicio de imaginación y valentía comunicativa.


Feliz Domingo.

Etiquetas: